Te presento a quienes conocí en la frontera

Marv Knox

IMG_0016.JPG

Saludos desde la frontera entre Estados Unidos y México, donde un equipo de Fellowship Southwest ha cruzado de lado a lado esta semana conociendo tanto a los refugiados como a quienes les sirven. Hemos escuchado sus historias; reflexionado, soñado y orado juntos sobre la mejor manera de apoyarles. 

Nuestros corazones están llenos de dolor, gloria y gratitud mientras procesamos todo lo que hemos visto y oído. Nos apenamos por los refugiados, por la violencia y el sufrimiento que los llevó a huir de sus países de origen. Nos hemos deleitado en la gloria de verdaderos santos que se sacrifican para ministrarles en el nombre de Jesús, día tras día, semana tras semana, mes tras mes. Y estamos agradecidos por cómo Dios está trabajando incluso a través de esta horrible crisis para acercar a gente a experimentar la fe y el amor de Jesús.


Durante meses, les hemos estado contando sobre los ministerios de las iglesias fronterizas: cómo se extienden en amor para proporcionar refugio, comida, ropa y, lo que es más importante, la esperanza cristiana a los refugiados. Y seguiremos contándole esas historias, porque no van a parar. Esta crisis, y por la gracia de Dios, la oportunidad de ministerio, no parece tener un fin cercano. Pero por ahora, queremos quisiera presentarle a las personas cuyas vidas se encontraron con las nuestras en la frontera, esta semana. 


Conoce a los pastores:

IMG_0076.JPG

En Brownsville, Carlos Navarro, pastor de la Iglesia Bautista West Brownsville durante 26 años, ha desarrollado en el edificio de la iglesia un importante centro de apoyo para inmigrantes. Es impresionante. El lugar está impecable. Las salas de suministros están bien surtidas con todo etiquetado y listo para usar. Los voluntarios están bien entrenados. El día que llegamos un investigador de la Universidad de Princeton estaba allí para trabajar con el personal para estudiar el impacto del trauma en la capacidad de resistencia de los niños.

IB West Brownsville ha ministrado a más de 3,200 inmigrantes. "No solo los estamos alimentando; estamos compartiendo el evangelio ", dijo el pastor Carlos, describiendo el ministerio de migrantes de la iglesia de lo práctico a lo eterno.

"La higiene es el problema número uno", explicó. Han atendido a más de 3.000 personas y no han tenido brotes de enfermedades, ni siquiera piojos. "En segundo lugar, tratamos a todos con dignidad y respeto. Puede que no aprobemos la forma en que vinieron aquí, pero todos tienen que comer. Y en tercer lugar, nos aseguramos de que todos los que vienen aquí reciban el Evangelio ... Cuando lleguen al cielo, no habrá fronteras, ni papeles, ni color de piel”.

"Esto ha sido lo mejor que podría pasarle en mi ministerio", agregó. "Y esto es lo mejor que le ha pasado a nuestra iglesia".

Rogelio Perez, leading prayer in top center

Rogelio Perez, leading prayer in top center

El pastor Rogelio Pérez de la Iglesia Bautista Capernaum de Brownsville cruza la frontera hacia Matamoros para servir el desayuno junto a los miembros de su pequeña congregación. Dos días a la semana, traen 200 tacos a inmigrantes que no tendrían nada para comer si no fuera por la amabilidad de ellos. Y como son sensibles a los demás y han observado que a la mayoría de los inmigrantes cubanos tienen otros gustos para el desayuno, entonces empacan 70 emparedados.

El pastor Pérez demuestra la frugalidad propia de los santos en la frontera: por $ 1,000, pueden proporcionar 400 comidas a la semana durante tres semanas.


Sister Norma, middle

Sister Norma, middle

Fue una agradable sorpresa el encontrarnos en la acera, fuera del Centro de Caridades Católicas de McAllen, con la hermana Norma Pimentel, directora ejecutiva de Caridades Católicas del Valle del Río Grande, allí muchos de nuestros voluntarios de CBF han trabajado durante meses.

Cuando la hermana Norma nos describió los cambios que planea hacer el ministerio de inmigrantes de Caridades Católicas nos demostró la naturaleza cambiante de la política de inmigración. El Centro está ubicado en una ubicación privilegiada, frente a la estación de autobuses de McAllen. Durante meses, multitudes de inmigrantes han pasado por el Centro esperando en la ciudad para ser procesados en su búsqueda de asilo. Ahora, el gobierno de los Estados Unidos obliga a los solicitantes de asilo a esperar en México. Entonces, la hermana Norma está descubriendo cómo llevar alimentos y suministros en camiones y ampliar el alcance del Centro en todo Río Grande, Matamoros y Reynosa.


Victor Ramirez, right

Victor Ramirez, right

En el Centro visitamos al pastor bautista Víctor Ramírez, uno de los socios claves de Fellowship Southwest en el Valle. De esa manera demostramos cooperación ecuménica. Él ha reclutado cuatro congregaciones para cocinar, entregar y servir almuerzos en el Centro. Entonces, los bautistas sirven en este Centro dirigido por católicos todos los lunes, jueves, viernes y sábados, y así se demuestra la armonía cristiana, alimentando a refugiados hambrientos.

Lorenzo Ortiz, right

Lorenzo Ortiz, right

Después de salir de McAllen, condujimos hacia Laredo donde nos encontramos con Lorenzo Ortiz. El pastor Lorenzo ha sido uno de nuestros héroes durante mucho tiempo debido a su corazón amoroso y su espíritu de sacrificio. Cuando su anterior iglesia le solicitó la renuncia porque no dejaba de ministrar a los refugiados, su familia comenzó a servirlos fuera de su hogar. Por su casa han llegado a pasar más de 6,000 inmigrantes en tres meses. Y ellos se encargaron de servirles, desde su propia cocina. Ahí estuvimos. Es pequeña. Pero con la fe del tamaño de una semilla de mostaza, Lorenzo y Oralia Ortiz han hecho grandes cosas.

Para ellos, la crisis de los refugiados es una oportunidad divina, dijo. "Si compartimos el evangelio ahora, podemos cambiar el futuro", explicó. "Ayudamos a las personas a buscar a Dios, y les decimos," él los bendecirá ".

Debido a que los cambios en la política del gobierno han trasladado el flujo de personas a México, la cocina de Ortiz está tranquila por el momento y donde antes había inmigrantes en su patio, ahora están sus perros. Lorenzo está apoyando en estos momentos a cuatro diferentes refugios en Nuevo Laredo. Les estaremos contando más sobre ese ministerio en las próximas semanas y meses.

not_pictured-wide-vi072h.jpg

También conocimos a otro pastor que no identificaremos. Su iglesia, pequeña, inmaculada y obviamente pobre, se encuentra cerca de una casa que se destaca en el vecindario debido a su opulencia en medio de la pobreza. Pertenece a un líder del cartel. En voz baja, el pastor saca su teléfono celular y nos muestra una historia periodística. Describe cómo los carteles secuestraron y asesinaron recientemente a un pastor. Enviaron un mensaje a otros pastores, diciéndoles que los refugiados son un "flujo de ingresos" para los carteles, que los capturan y los retienen como rescate. Ahora quieren que las iglesias paguen a los carteles por cada inmigrante que alberguen. Si no, ya sabemos que ese pastor muerto es un signo de lo que les espera. 


Israel Rodriguez, left

Israel Rodriguez, left

Al otro lado del río, en Eagle Pass, el pastor Israel Rodríguez nos recogió y nos mostró los dos refugios operados por Primera Iglesia Bautista en Piedras Negras, donde atienden a 140 refugiados cada noche. Además de proporcionar dos comidas al día, la Primera de Piedras Negras también dirige la adoración todas las noches, y promedian aproximadamente 35 profesiones de fe en Cristo por noche. El año pasado, allí bautizaron a 28 inmigrantes.

Conocí al Pastor Israel por primera vez hace años, cuando lanzó estudios bíblicos de grupos celulares que permitieron a la Primera a evangelizar y discipular personas en todo Piedras Negras. Ahora, su compasión por los inmigrantes y el fervor por el evangelio está impactando a ese flujo constante de personas de América Central y América Latina.


Conoce a los inmigrantes

Nuestro equipo se reunió con inmigrantes de todo el Río Grande. Han llegado a la frontera desde Honduras, Guatemala, El Salvador, Cuba, Venezuela e incluso países de África. Comparto algo sobre algunos de ellos:

IMG_0024.JPG

En la mañana, conocimos a muchos de los 500 acampados en el centro de Matamoros. Han viajado a la frontera buscando asilo en los Estados Unidos. Ahora esperan para cruzar la frontera y solicitar asilo. Entonces, el gobierno de EE. UU. Los envía de vuelta a la frontera para esperar hasta por dos meses. Entonces reciben una audiencia y, según cuenta la mayoría, solo entre el 3 y el 4 por ciento serán aceptados en los Estados Unidos.



Una niña salvadoreña en McAllen se echó a llorar cuando un miembro de nuestro equipo le preguntó sobre su viaje a los Estados Unidos. En el viaje, había sido violada. Tenía la cara más bella y triste que te puedas imaginar. Lloramos mientras una de nuestras compañeras oraba por por ella.

IMG_0116.JPG

Conocimos en un refugio de Nuevo Laredo a Janel Anibal, un pastor juvenil de Cuba. Dejó su patria con la intención de buscar asilo en los Estados Unidos. Ahora, en el norte de México, ya ha dejado pasar la oportunidad de una audiencia por quedarse atrás a ministrar a otros refugiados. Sonrió tímidamente, disculpándose por el sudor que goteaba por sus brazos en la sofocante cocina del refugio sin aire acondicionado. Mientras tanto, nuestros corazones se llenaron de gratitud hacia Dios por este joven dedicado y compasivo. El pastor Lorenzo ya lo comisionó para dirigir ese refugio.


Javier Rodriguez, second from left

Javier Rodriguez, second from left

Hablando de personas que admiramos, conocimos a Javier Rodríguez en Primera Iglesia Bautista en Piedras Negras. Javier huyó de Honduras hace más de un año con la intención de buscar la ciudadanía estadounidense. En el camino, los carteles lo secuestraron. Llamaron a su familia en los Estados Unidos y le clavaron una varilla en la pierna para torturarle y así buscar un pago de rescate por su liberación. Esto sucedió dos veces antes de que escapara y encontrara su camino hacia el refugio de la iglesia. Allí, los cristianos lo cuidaron y el pastor Israel lo llevó a Cristo. Javier se enamoró de Jesús y de la iglesia. Ahora, es el director de mantenimiento de la escuela y responsable del refugio para inmigrantes. Accedió a la ciudadanía mexicana para poder quedarse ahí. 

The mother and their two children

The mother and their two children

Hablamos con una joven pareja en Piedras Negras, con dos de los niños más bellos que uno pueda contemplar. Sus historias hacen eco a lo largo de la frontera. Vinieron de Honduras y les preguntamos por qué dejaron su tierra natal. "Corrupción" es la respuesta corta del padre. "Las pandillas controlan nuestro país y abusan de nuestra gente, amenazándonos con la muerte", dijo. "Si denunciamos a las pandillas a la policía, se lo dicen a las pandillas, y las pandillas vienen a nuestras casas y amenazan con matarnos si alguna vez volvemos a informar a la policía", agregó la madre. Ella sabe; porque lo vivió. 



Conoce a nuestro equipo

IMG_0167.JPG

Jeni Cook Furr y Ray Furr son los nuevos coordinadores voluntarios de Fellowship Southwest. Recientemente se retiraron: Jeni de la capellanía; Ray de los negocios y el ministerio. Son miembros de la Iglesia Bautista Woodland en San Antonio.

IdBuwGWmSNenQlKKuv%25uqg.jpg

Cameron Vickrey edita el boletín informativo de Fellowship SW. Ella está en el personal de Upward Strategy Group, que ayuda a Fellowship SW con abogacía y comunicación. Cameron es miembro de Woodland, donde su esposo, Garrett, es pastor.

IMG_0166.JPG

Jorge y Rosa Zapata viven en el Valle de Río Grande, donde son miembros de New Wine Church en La Feria, Texas, una iglesia iniciada por Jorge. Es Coordinador Asociado de CBF Texas y director del Ministerio de Ayuda a Inmigrantes de Fellowship SW. El pastor Carlos dijo sobre el apoyo de Jorge al ministerio de IB West Brownsville: "Un ángel apareció del cielo y se llama Jorge Zapata".



Si desea apoyar el Ministerio de Ayuda a Inmigrantes de Fellowship Southwest, haga clic aquí.

Marv Knox es Coordinador de Fellowship Southwest y miembro de la Iglesia Bautista Valley Ranch en Coppell, Texas. Marv también estuvo en este viaje.



Jay Pritchard